Donde todos

Donde todos
A la venta en espacioulises.com

viernes, 29 de mayo de 2015

Relatos ganadores del II Certamen de microcuentos Vallecas Calle del Libro


En mi barrio las hojas de papel blanco no solo guardan palabras,  guardan sentimientos. Sentimientos de escritores como Fernando, Sandra, Manuel, Rocío, Patricia y Manuel (sí, otro). Doscientas palabras contienen tantos...  Y en mi barrio, ayer por la tarde, nos emocionamos Koncha (con K), Antonio, Pablo, Manuel (sí… otro Manuel), Pepe, Freya, Luis Miguel y los vecinos que se acercaron a nuestra librería Muga, al escuchar (o quizá volar) a “la vecinita de al lado”, a “la anciana con ese tipo raro y culto…”, a  “la Juana”, a “los huevos de avestruz”, a “la niña sola…”, a “la Comunidad”. Entre Vallecas Todo Cultura, Bartleby Editores, Poekas y la librería Muga, seguiremos intentando sacar adelante cada año en mi barrio, en nuestro barrio, en esta Vallecas cuya única frontera es ese azul que encontramos, siempre, ahí arriba, vuestro Certamen de microcuentos Vallecas Calle del Libro. Ahora, a volar (sin quizá)…


 Ganador Comunidad de Madrid (Fernando González del Hierro Cilla)
La solemnidad del momento

LA VECINITA DE AL LADO, con la música zumbando a todo trapo, su madre canturreando en la cocina mientras la olla exprés pita como una condenada, el gordinflón del tercero arrastrando lo que parecen bloques de hormigón, el bestiajo de arriba aporreando el tambor, un nene que berrea sin dar tregua, el mecánico martilleo del ascensor... Y en la calle, bocinazos por doquier, una ambulancia que aúlla sin cesar, el camión del butano atronando al barrio entero, la machacona cantinela del chatarrero ambulante, ese perrazo de enfrente que no se calla ni a tiros, un avión de reacción en vuelo rasante, dos enamorados que se pelean, la risotada de un viandante al pasar bajo la ventana, frenazos, chirridos, golpes, gritos...  
—¡Ya está bien, esto es demasiado!... ¡Así no hay forma de concentrarse ni de hacer nada de nada! —ruge Silverio, el solitario del primero derecha, con la gruesa soga anudada al cuello, incapaz de hallar el momento apropiado para saltar de la silla con la solemnidad y el sereno dramatismo que el momento requiere.


Ganadora resto de España (Sandra Monteverde Ghuisolfi)
Libros, libros

A primera vista los libros se apilaban sin orden ni concierto. Los había de todo tipo: gruesos tomos de enciclopedias con mapas, figuras y exhaustivas explicaciones de inverosímiles lugares, rarísimos animales e inventos increíbles, diccionarios tipo mamotreto con finísimas e infinitas páginas de bordes dorados, colecciones completas de los maestros del “suspense”: Chandler, Christie, Ross y novelitas rosa con rastros de pintalabios en las tapas y hojas amarillentas, arrugadas por inconsolables bautismos lacrimales.
Tras habituarse al caos, se podía distinguir una especie de lecho confeccionado con incunables y clásicos primorosamente encuadernados en cuero con bellas letras en dorado; cuatro taburetes de Stephen King, Lovecraft, Poe y Hichcock rodeaban una tabla de madera a modo de mesa, apenas sostenida por varias columnas temblequeantes de coloridos cuentos infantiles.
Escoltada por dos amables enfermeros la anciana miró desde la puerta sus tesoros primero y su barrio después y resignadamente se dejó conducir hasta la ambulancia. Tras acomodarla en un sillón, el médico comprobó que estuviera cómoda y segura, luego se retrepó en el asiento delantero dando orden de partir; finalmente miró la planilla y rubricó con su firma el diagnóstico: un tipo muy raro y especialmente culto de Síndrome de Diógenes.


2º Clasificado Comunidad de Madrid (Manuel Peiró Serrano)
Canto de sirenas.

Hoy pensaba en la Juana. La señora que pasea por la calle con ese chucho enano y lanudo al que habla como si fuera una persona. Esa Juana que siempre saluda con algo distinto a un hola cuando pasa a tu lado. La de años incontables, imposible pelo negro y figura fina. La que siempre ha vivido aquí. Esa mujer que es barrio.
Cavilaba en cómo la costumbre desenfoca y agota la vida.
El otro día en el bar alguien contaba algo de un cabrón que dio una paliza tremenda a una mujer ahí mismo, en la plaza. Que la gente gritaba desde las ventanas y que más de uno salió en su ayuda demasiado tarde. No le pillaron, pero el parroquiano jura que lo harán.  Por éstas, que si no lo hace la policía lo harían los vecinos.
Y entonces recordé el jaleo que se montó el jueves en la calle. Estaban las furgonetas del SAMUR, la Policía Municipal e incluso dos coches del Cuerpo Nacional de Policía. Una sinfonía de flashes y luces parpadeantes que herían los ojos. Un ruido cacofónico de sirenas desacompasadas y ayes atronadores.
Hace días que no veo a la Juana.


Finalista Comunidad de Madrid (Rocío Lerma Sánchez)
De lo que se come se cría.

Desde que un bar del barrio incluyó en su menú huevos de avestruz se han notado ciertas alteraciones entre los vecinos. Los oftalmólogos han informado del exagerado crecimiento de las pestañas de sus pacientes y los masajistas no dan abasto para relajar cuellos que parecen querer alejarse de sus escotes y collares de perlas. En las emergencias se han dado casos de intoxicaciones alimentarias producidas, según los correspondientes lavados de estómago, por un consumo desorbitado de flores, hierbas y saltamontes. De ahí las quejas de algunos operarios de parques y jardines que afirman haber visto paseantes pastando en el césped. Hasta los bomberos han tenido que intervenir en el rescate de algunos residentes que habían escondido sus cabezas en las alcantarillas, asustados por el chillar de las sirenas o el estruendo de los martillos neumáticos. Según la última hora de una radio local, cada vez son más los vecinos que vagan por las calles con ojos inmensos y tristes por no saber volar.



Finalista Comunidad de Madrid (Patricia Collazo González)
Culpable

A cada vuelta del tambor de la lavadora, observa preocupada la mancha roja que no termina de diluirse. Ha girado el colchón, dejando no visible el círculo acusador. Está enferma, pero no puede decírselo a su padre. Él llegará del trabajo a las nueve y solo querrá ver la tele comiendo el guiso del sábado recalentado. Por ahora, se las ingenia para detener su mal con trozos de algodón que renueva periódicamente. Algo malo ha hecho, está segura. Por eso merece morir con solo once años. Tal como vaticinaran las vecinas del barrio el día en que mamá murió: una niña sola con su padre, no iría por buen camino.



Finalista Comunidad de Madrid (Manuel Montesinos Montero)
La Comunidad

En cuestión de segundos se estrelló contra el suelo derrotado en su batalla contra la gravedad. Quedó demostrado que ninguna de las partes de su vertebrado cuerpo era hueca, a excepción de su  cabeza, de la que, tras el impacto, manó un hilo bramante de sangre sólida que circuló por el asfalto de la calle principal de nuestro barrio, en línea recta, hasta la alcantarilla de la esquina.
Había pasado por el primer piso, a máxima velocidad,  en picado,  pero ya en silencio, aceptando su destino inminente, sin gritar, vencido, con los brazos abiertos en  forma de aspas y las palmas de las manos extendidas, en un último intento de poder llegar a volar a golpe de ala.
En un plano anterior, a la altura del tercer piso, intentó salvarse y maniobró dos rizos looping para agarrar la cuerda del tendedero que  se rompió y le bordó un lazo mortal que le seccionó el cuello.
Más arriba, desde la terraza,  su mujer, la maestra de ciencias, madre de sus hijos y monitora de vuelo aficionada, le dio el empujón que todos necesitan la primera vez. Tranquila miró cómplice a sus vecinas segura de que le guardarían el secreto.






martes, 26 de mayo de 2015

Fallo II Certamen de microcuentos Vallecas Calle del Libro



Se acerca el jueves... Mientras, os dejo con los finalistas de Comunidad de Madrid y con la ganadora de Resto de España. Ya sabéis que quién ha sido el ganador, segundo clasificado y finalistas de Madrid, no lo desvelaremos hasta la entrega de premios el próximo jueves, 28 de mayo, en la librería Muga, a las siete de la tarde. Merecerá la pena repetir una velada tan emotiva y literaria como la del año pasado. Enhorabuena a la ganadora por el Resto de España y a los finalistas de Madrid.

Finalistas de Madrid (por orden alfabético)

Canto de sirenas
Manuel Peiró Serrano

Culpable
Patricia Collazo González

De lo que se come se cría
Rocío Lerma Sánchez

La comunidad
Manuel Montesinos Moreno

La solemnidad del momento
Fernando González del Hierro Cilla


  
Ganadora de Resto de España
Libros, libros

Sandra Monteverde Ghuisolfi


También deciros que a continuación de la entrega de premios habrá un coloquio muy interesante, os copio el enlace al blog de Muga: http://larevistademuga.blogspot.com.es/p/vie-28.html
¡Nos vemos el jueves!

martes, 5 de mayo de 2015

Jack Lemmon quizá en diez minutos


Una técnica de reproducción asistida muy frecuente en el mundo de la escritura es la inseminación artificial (de donante). En nuestro hermafrodita mundo, los escritores a veces la elegimos y construimos una historia a partir de una idea dada, como en el caso de los certámenes de temática dirigida o en los que nos obligan a incluir una o varias palabras ya proporcionadas en las bases. ¿Por qué os cuento esto? Porque me ocurre en ocasiones que una obra así pensada me parece no publicable, como si debiera esconderse en el cajón si no ha sido seleccionada y revelada por los convocantes. Solo en ocasiones, y no es este el caso. Os dejo con un micro escrito para un certamen en el que “elevamos sueños” era la frase obligatoria.

Jack Lemmon quizá en diez minutos 

Mira el reloj y comprueba que faltan diez minutos para que las puertas del edificio abran. Aún tiene tiempo de acomodar el puño de la camisa entre las yemas de los dedos y la palma de la mano y, tras lanzar una mínima bocanada de aliento, lustrar el letrero dorado: Elevamos sueños. Con un leve movimiento de hombros recoloca la chaqueta del uniforme y pulsa el botón del último piso. Sale a la terraza a contemplar, solo un minuto, la recién atusada cabellera de la ciudad. Regresa a su refugio y, al cerrarse las puertas, suspira; de nuevo el sonido de las poleas le hace sentirse Shirley MacLaine.